Translate

1 de febrero de 2019

Dolor perineal. Investigación en Osteopatía (Parte 2)

En la primera parte de este artículo, de principios de enero de 2019, aludía a la desinformación sobre esta neuropatía perineal que existe entre los profesionales sanitarios y parasanitarios. Esto hace una necesidad urgente de la preparación en las técnicas de evaluación y desarrollo sobre el síndrome de atrapamiento del nervio pudendo.

Comenzaba diciendo que lo primero que se plantea es la explicación via mail, carta ordinaria, llamada telefónica, algunos me explican su situación vía WhatsaApp. Y escribía sobre algunas de las cartas y mensajes que recibo en mi gabinete. También existen llamadas telefónicas explicándome la angustiada situación que experimentan las personas cuando me llaman, o incluso, vía Skype.

Lo siguiente que se plantea es cuándo puedo ver a estas personas en el gabinete. Ajustamos nuestras agendas para una visita lo más inmediata posible, para seguir al siguiente paso que es la evaluación de caso. Personalizar y recoger toda la información necesaria para sacar conclusiones.

Es una entrevista que se desarrolla en 90 minutos en varios actos:
  1. Entrevista con la persona, momento que me explica cuál es su dolor, cómo apareció, el desarrollo de la lesión, etc.
  2. Visualizo imágenes y analítica que aporta la persona, no teniendo un valor diagnóstico, sino, meramente de información.
  3. Exploración completa biomecánica, siendo mi tesis que TODOS los casos de neuropatía pudenda son de origen mecánico, y también busco respuesta motora y sensitiva.
  4. Aporto las conclusiones que, posteriormente, voy a redactar para mandar informe detallado.
  5. Finalmente, propongo una serie de trabajos a desarrollar para paliar o recuperar, si es menester, la lesión que le aqueja a la persona.
Puedo deciros que a base de escuchar casi un centenar de casos que han pasado por mi gabinete, los patrones lesionales en la neuropatía pudenda son muy parecidos. Lesiones que vienen por:
  • Caídas,
  • Exceso de deporte en la infancia o pubertad, (momento de desarrollo),
  • Intervenciones quirúrgicas urológicas o genitales,
  • Partos complicados,
  • Práctica de deportes de impacto pélvico.
Por ejemplo, os detallo algún caso, como el de A.G., que es enfermera de un gran hospital de Madrid, y viene a verme en julio de 2018 por dolor en suelo pélvico. Esta enfermera fue operada por un cistocele de grado IV en marzo de 2016. Ella sufre estreñimiento crónico. Un embarazo. Tiene un post-operatorio complicado donde le localizaron un nuevo cistocele, o ese prolapso no estaba bien regulado, con lo cuál le realizan nueva intervención quirúrgica intravaginal en febrero de 2018. Sufrió pérdida de peso de 13 kilos en un año, antes de cirugía. 

Hay que remontarse al parto de su hijo, que fue traumático, naciendo en la semana 30 con fórceps. Le realizaron tratamiento de fisioterapia. Le incorporaron dilatador anal matinalmente durante 7 a 8 meses. Y, por último, sufre un trauma coccígeo en 2014 o 2015.

Sus resonancias magnéticas de mayo de 2016 y noviembre de 2018 muestran prolapso de útero, dismetría de pelvis y torsión lumbar a la altura de su última vertebra.


Destaco en este caso que, a pesar de su segunda intervención quirúrgica por desprendimiento del útero, yo tengo que manipular ese útero por anteversión el 1 de agosto de 2018, empecé a trabajar con ella el 13 de julio, después de su visita de evaluación el 11 de julio. Tengo que añadir que es enviada por facultativo de su mismo hospital.

Rehacemos todos los bloqueos mecánicos con osteopatía durante 5 sesiones, y en la actualidad estoy trabajando con una cadencia de una visita al mes, sobre su musculatura, fascias perianales y ligamentos uterinos, (anchos), para conseguir asentar la sujeción del útero por malla de TOT que le colocaron, eliminar la fibrosis cicatrizal retro-púbica post-operatoria, y eliminar dolor, además de controlar una pequeña fuga de orina en momentos de estrés. 

Es un caso donde teníamos muchas reservas de evolución considerable y se está consiguiendo. La normalidad en la sintomatología es casi absoluta.

*****

Juan Carlos es un ingeniero que llegó a mi gabinete en septiembre de 2017 por dolor perineal, irradiando a la ingle. Este ingeniero había padecido con anterioridad cálculos renales, hemorroides e infección de liquido seminal, además de candidiasis, (Cuando la candidiasis afecta al pene, causa balanitis, que es la inflamación del prepucio y del glande. La candidiasis es una infección causada por algunas variedades del hongo Cándida, especialmente la Cándida albicans). 

Su dolor aparece en mayo de 2017. Le es imposible estar sentado por el dolor que esto le produce, veremos que es la intervención neuronal al comprimir puntos gatillo activos en fascias perianales. Es medicado con pregabalina, (Lyrica), y Dezacor 30 mg., como antiinflamatorio. Utilizaba vasodilatadores cuando detectaba el dolor.

En imágenes aprecio ensanche hepático, torsión lumbar y sacra, psoitis izquierda, protrusión en el disco L5·S1


Comencé a trabajar con él en septiembre de 2017. La recuperación es muy parcial, en cualquier caso, muy lenta. Su estado emocional se ve alterado, por lo que recomiendo una sesión somato-emocional con técnicas de osteopatía sacro-craneal, a la que no desea acceder. Le remito a psicología clínica, lo cual tampoco accede. Recomiendo visita a su médico, ya que me parece excesivo el tiempo que lleva utilizando la pregabalina.

En el tratamiento del dolor neuropático central con Lyrica, debido a lesión de la médula espinal, se incrementó la incidencia de reacciones adversas en general, reacciones adversas a nivel del SNC y, especialmente, somnolencia. Esto puede atribuirse a un efecto aditivo debido a los medicamentos concomitantes, (p. ej., agentes antiespasmódicos), necesarios para esta patología. Este hecho debe tenerse en cuenta cuando se prescriba pregabalina en estos casos.

Se han notificado casos de uso incorrecto, abuso o dependencia. Se debe tener precaución en pacientes con antecedentes de abuso de sustancias, y los pacientes han de ser monitorizados para detectar síntomas de uso incorrecto, abuso o dependencia con pregabalina, (se han notificado casos de tolerancia, aumento de la dosis, búsqueda compulsiva de drogas).

Tengo una teoría relacionada al uso excesivo de este tipo de sustancia y la lentitud de recuperación sintomatológica y funcional. El caso es que, después de 35 sesiones combinadas de osteopatía y masaje deportivo para la recuperación de las lesiones de tejidos blandos, insisto en el control de la medicación para poder seguir trabajando con él. También es cierto que parece que encontramos ya estimulación de nervios pudendos, que la infección seminal desapareció, con lo que, a expensas de encontrar su respuesta motora y sensitiva sin medicación, es posible que la neuropatía pudenda haya desaparecido.

También es verdad que, según mi criterio, tampoco nos ha ayudado diferentes infiltraciones que ha sufrido, la última una epidural en L3·L4 en julio de 2018.

*****

Otra enfermera que acude a mi gabinete es R.H, mamá de 40 años, que me visita por dolor pélvico que le irradia a las piernas. 

Como en el primer caso que he expuesto de una colega suya de profesión, sufre un parto traumático en 2011, me visita en noviembre de 2018, donde tiene que extraer al bebé con ventosa, episiotomía y desgarro, lo cual le deja incontinencia urinaria. Es intervenida quirúrgicamente en 2005 por endometriosis de grado III y bultoma en cara anterior vaginal extirpado en febrero de 2018. En 2013 por la endometriosis que fue intervenida, vuelven a abrir por el mismo problema, acoplando una malla de sujeción. Después de esta intervención es cuando ella sintió las dolencias que le llevan a mí. También en 2013 es intervenida por incontinencia urinaria, realizando un sondaje vesical.

Es medicada, tratada con fisioterapia y óvulos de Diazepam de 10mg., lo cual le ayuda mientras las sesiones de fisioterapia y la medicación se mantienen. Al terminar los tratamientos el dolor vuelve. Es infiltrada por puntos gatillo en ambos músculos piramidales y nervios pudendos con lidocaína al 1%, (13 ml.), en julio, noviembre, diciembre de 2017, enero y octubre de 2018. En todo este proceso se le va cambiando medicación, utiliza dilatadores y prosigue el tratamiento de fisioterapia, ya que aunque hay mejorías transitorias, el dolor persiste.

Sus resonancias me hablan, una vez ya en mi gabinete, de protrusiones discales lumbares en L4·L5 y L5·S1, así como rotación vertebral lumbar. 


Comienzo un amplio trabajo en diciembre de 2018, con muchas reservas también de su evolución. Está reaccionando muy bien al trabajo propuesto de osteopatía y masaje deportivo para un síndrome de atrapamiento del nervio pudendo, en siete sesiones que llevamos ejecutadas.

*****

Graciela es una mujer que vive en Austin, (Texas-EE.UU.), que llega a mi gabinete en septiembre de 2018 por dolor y "quemazón" perineal producido a raíz de un estreñimiento continuado hacía 3 años, que le produjo una fisura anal, la cuál fue intervenida con láser en 2016. Sintió ardor post-operatorio y dolor en la deposición. Es detectado un quiste vaginal de 2 cm. Recibió trabajo de fisioterapia pélvica en Austin que le dejó con una mejoría temporal de dos meses. Padecía un tirón lumbar que se le extendía hasta la vagina, haciendo ejercicio, practica calistenia y bicicleta. Sentía dolores más intensos en los periodos menstruales y en las relaciones sexuales.

En resonancia magnética de 3 de septiembre de 2018 se puede apreciar escoliosis lumbar y hernia discal L5·S1


En el estudio físico que realizo encuentro diferentes deficiencias biomecánicas, entre otras, dismetría de pelvis de 0,9 cm., eversión de pelvis derecha de 3,1 cm., y anteriorización del cóccix. Psoitis bilateral, síndrome de dolor miofascial perianal, dolor a la palpación en nervios perineal derecho y dorsal del clítoris.

Realizo cinco sesiones de osteopatía integral para una neuropatía pudenda, desde el 5 al 21 de septiembre, que viene a verme a Madrid, recomendandole que busque osteópatas en Austin. 

Por diferentes motivos no pudo asistir durante el resto de 2018 a sesiones de osteopatía, y me propuso una nueva visita a Madrid para enero de 2019. Así que, nos encontramos de nuevo en mi gabinete. Me comentó que había estado más tranquila en su sintomatología. La región de nalgas mostraba un dolor ya moderado, al igual que el dolor lumbar y menos dolor o nada en el momento de las deposiciones. 

Le preparo tres sesiones de osteopatía y una de masaje general para descargar y relajar, en la neuropatía pudenda se agradece mucho una sesión de 60 minutos de masaje lento y profundo en cuerpo entero, (https://jejgjg.blogspot.com/2012/03/masaje-relajacion-sentirse-bien.html)

En osteopatía, todo el trabajo que hicimos en septiembre del año anterior, se mantiene perfecto. La simetría de pelvis es estable, con su centro de gravedad equilibrado, el movimiento lumbar y visceral estable, en septiembre había corregido bloqueos en su hueso iliaco izquierdo con respecto al sacro, por anteversión, su quinta vértebra lumbar rotada hacia la izquierda en extensión, es decir, su vértebra miraba hacia la izquierda y el cuerpo vertebral hacia delante, rectificando su curvatura fisiológica, (posición C en la figura 1). Esto agravaba considerablemente su hernia discal.

Imagen relacionada
Figura 1
Imagen cedida por DUCAT QUIROPRÁCTICA Y MEDICINA DEPORTIVA
Sí corrijo en esta visita un bloqueo en hueso sacro, por la tensión de su escoliosis lumbar. A nivel visceral corrijo bloqueos en riñón izquierdo, que viene ptosado, y uréter izquierdo.
Fotografía 1 corrección de ptosis de riñón
(Fotografía de estudio del autor)
También intervengo en todo el trabajo residual que hay que limpiar en el proceso posterior a la intervención con osteopatía integral, que no es otro que avanzar en la recuperación de puntos gatillo miofasciales, en su caso, fascias de los músculos pubo-coccígeos, (elevadores del ano). Contracturas musculares en ambos transverso-perineales, psoas derecho, cuadrado lumbar izquierdo y piramidal del mismo lado, elementos que mantienen atrapados nervios ciáticos, ambos pudendos, ambos perineales y el dorsal del clítoris. También actúo sobre fibrosis y distensiones en ligamentos sacro-iliacos y sacro-espinoso izquierdo. 

Y es en esta línea que se debe seguir trabajando en U.S.A. Allí hay colegios profesionales médicos que puede orientarse en encontrar al osteópata adecuado que continúe el trabajo comenzado, ya que su evolución es muy favorable, en cuanto a menor resistencia de las lesiones mencionadas, (figuras inferiores), y menor producción de dolor por descarga de la neurona motora.
Piramidal derecho
Elevador izquierdo del ano, (pubo-coccígeo)
Psoas-Iliaco izquierdo
Cuadrados lumbares





En estas tres imágenes tenemos los nervios perineales y pudendos. En la imagen de al lado, sistema nervioso glúteo, piramidal, uro-genitales e inguinales.
















*****

M.B.A., es una psicóloga clínica que me visita desde Zaragoza, en noviembre de 2017, por dolor lumbar y pélvico. Ha padecido cistitis por Colli. Hacía 2 años que iba sufriendo el dolor que le llevó hasta mi gabinete, además de dolor perineal. También sufrió una caída patinando, y sumamos una caída en la bañera.

En resonancias puedo apreciar dismetría de pelvis, inflamación de vejiga y puntos gatillo perianales.


Ya en la evaluación biomecánica, me encuentro con lo de siempre, dismetría de pelvis, en su caso, de 0,3 cm., inversión de pelvis de 1 cm. Sensibilidad a la palpación de nervio pudendo izquierdo, perineal del mismo lado y dorsal del clítoris. Sensibilidad también en ligamento sacro-tuberoso izquierdo, así como músculos psoas mayor derecho, piramidal izquierdo, ambos cuadrados lumbares y rotadores de caderas. Además, un problema de caderas que aparece en la maniobra de Patrick.

Maniobra de Patrick o FABERE
Así que, tenemos elementos demostrativos, además de cuestionario sobre los criterios de Nantes, que nos derivan a un S.A.N.P.

Comienzo un trabajo integral de osteopatía a 5 sesiones donde abordo y evoluciono en rectificar el movimiento osteo-articular, visceral y craneal, además de intervenir en puntos gatillo miofasciales perianales, contracturas musculares, síndrome del piramidal, psoitis, distensiones ligamentosas pélvicas...

La evolución fue muy interesante entre el 30 de noviembre de 2017 cuando empezamos esta tanda de sesiones, hasta el 22 de diciembre. Ya en 2018 nos vamos a otras seis sesiones, entre enero y marzo, sufriendo una pequeña infección de orina a mediados de febrero, que apareció en cultivo que se le realizó. Aún así, pudimos remontar y dejar su neuropatía pudenda resuelta.


*****

Olga es una mujer de 51 años cuando viene a verme en agosto de 2017 por un dolor lumbar y glúteo. Veo un síndrome de atrapamiento del nervio pudendo después de escucharla, valorarla, ver imágenes y rellenar cuestionario sobre los criterios de Nantes. 

Parece ser que todo viene desde una infección de orina que sufre, dejando rastros de dolor y escozor  en clítoris. Desde hacía dos años sentía dolor dentro de la vagina. Como antecedentes puedo ver que su primer parto fue complicado, siendo prematuro con secuelas en el niño, (que ya tiene sus veintitantos años). El embarazo fue controlado sufriendo metrorragias a partir de la semana 32. A las 34 semanas es cuando pare. 

Fue tratada con fármacos, (Diclofenaco, efecto anti-inflamatorio), fisioterapia e infiltraciones de procaína, (julio de 2017), como anestésico.

Nos ponemos a trabajar en su caso particular, desde el 25 de agosto de 2017 y hasta el 5 de octubre, con toda la metodología publicada por mí  de una forma continuada, una media de sesión semanal, viendo que hay evolución positiva en su sintomatología.

A partir del 5 de diciembre de 2017 comenzamos a vernos una vez al mes para observar la respuesta muscular y nerviosa. Siendo positiva, comenzamos a dejar mayor intervalo de visitas, siendo de una sesión cada dos meses desde el 27 de septiembre de 2018 hasta el 17 de enero de 2019, (tres sesiones), donde decidimos que la lesión está completamente corregida.

*****

El caso de Paloma fue un poco más complejo, ya que vino con fisura coccígea después de parto en 2013, (me visita en junio de 2016), que le crea dolor en región de nalgas. Se agrava al comenzar a participar en ejercicios con electro-fitness, (chalecos de impulsos eléctricos musculares). Siente mayor dolor al estar sentada, además de hormigueo, también al tumbarse hacia abajo, en el área sacra.

En electromiografia, (EMG), los valores son normales. He de decir que no me fío demasiado de esta prueba, como manometrías o electroneurografías, ya que, aunque son correctas, no dejan huella, quiero decir, son pruebas que nos da la información de impulso nervioso del momento que se hace, son pruebas in vivo.

En resonancias encuentro, dismetría, protrusiones, anteriorización del cóccix...


Después de un trabajo arduo, al comienzo le pedí que extrajera anillo vaginal que llevaba incorporado, cambio de mobiliario de oficina, especialmente, una mesa articulada, alguna que otra baja laboral,... estuvimos trabajando juntos durante un año, hasta junio de 2017, momento en que por la evolución de sus fibrosis y respuesta nerviosa, decidimos que tenemos superada la neuropatía pudenda, sin embargo, no acaba de terminar de dejar el dolor, especialmente en los momentos que más carga la zona coccígea cuando está sentada. 

Decide con la información que tiene desde la unidad de neurocirugía del Dr. Mata González, Pedro, pasar por el quirófano para exéresis de cóccix a la altura de la articulación sacra, (5 de abril de 2018).

Es desde aquí que sigo el post-operatorio, ayudándola a eliminar los quiste cicatrizales y corrección de puntos gatillo miofasciales, especialmente en elevadores del ano, acabando en diciembre de 2018 con nuestro trabajo. Duro y penoso recorrido, donde ha habido experiencias fisiológicas para todos los gustos... y emocionales, que es un factor importante a tener en cuenta, especialmente en estas personas que llevan tanto tiempo sufriendo.

*****

Y así, hasta otros 12 casos más de éxito, alguno de ellos podéis encontrarlo en este mismo blog, http://jejgjg.blogspot.com/2014/02/dolor-perineal-sindrome-de-atrapamiento.html, también en el libro que me ha publicado en el mes de mayo de 2018 Mandala ediciones, http://jejgjg.blogspot.com/2018/05/sanp-abordaje-osteopatico-el-libro.html


Para estudio y evaluación de caso, podéis contactar en cualquiera de los teléfonos de la cabecera de este artículo, o a través del formulario de contacto que tenéis más abajo. Igualmente para la organización de seminarios nacionales e internacionales.

18 de enero de 2019

Presentación seminarios S.A.N.P. Madrid

El jueves 14 de febrero desglosaré los seminarios que ya tengo preparados para los próximos 9 y 10 de marzo y 6 y 7 de abril, en Madrid, (España).

Esta presentación sobre los seminarios se realizará a las 4 de la tarde en Philippus Thuban, escuela perteneciente al plan de estudios del Real Colegio Universitario María Cristina de El Escorial

Su dirección es Calle Brasilia, 3-5 de Madrid.
14 de febeero de 2019 (16h.)

Dos fines de semana, (32 horas lectivas), donde desgranaré todos los entresijos de mi investigación y desarrollo del abordaje osteopático en la neuropatía pudenda, para la preparación y especialización al osteópata profesional y estudiantes de 3º y 4º de osteopatía de esta escuela y de aquellas que quieran contar con la preparación de sus estudiantes.


4 de enero de 2019

Dolor perineal. Investigación en Osteopatía (Parte 1)

Vuelvo al ataque con el síndrome de atrapamiento del nervio pudendo, y su abordaje osteopático. 

Imagino que conocéis el artículo que colgué en este mismo blog en febrero de 2014, después de una trayectoria de investigación y práctica osteopática en esta desoladora lesión, (acompaño el enlace)


Me siguen llegando cartas de todo el mundo sobre el padecimiento que las personas están sufriendo, y lo que es peor, por eso recibo tantas solicitudes de información y visitas en la mitad de los casos, la falta de atención que hay al respecto del S.A.N.P., por desconocimiento de esta patología en la mayoría de los casos de consulta, por parte de los médicos, fisioterapeutas y osteópatas.

Cada uno de ellos actúa en los protocolos establecidos sin profundizar en la necesidad de descubrir qué está originando estos dolores, malestares e impedimentos.

El médico nos lleva a la gabapentina, pregabalina, antihistamínicos, analgésicos, antiinflamatorios, bloqueos epidurales, o lo que es peor, cirugía pélvica, donde lo que se nutre es la recesión o amputación de los procesos bloqueados.

El fisioterapeuta especializado en suelo pélvico, indica tratamiento abrasivo con radiofrecuencia, (aunque es un tratamiento médico), punción seca, electro-magneto-terapia, láser de corto alcance, onda corta...

El osteópata trabaja con sus manos para paliar el dolor con las manipulaciones óseas y de tejidos blandos.

Todos ellos, creédme, actúan sin el interés de profundizar más en la materia y descubrir qué es lo que pasa y por qué. 

Os aseguro que, en esta década que estamos atravesando existe una solución osteopática que he desarrollado, (perdón por la presuntuosidad).

Os explico cómo he ido desarrollando el procedimiento.

En primer lugar, leo y escucho a las personas que me escriben y me llaman, (en el enlace que os he dejado más arriba, podéis encontrar, al final del artículo, algunas cartas que me envían a través de este blog).

De las primeras cartas que tengo, que me llegó vía mail desde EE.UU., es de febrero de 2013. Es una mujer de 48 años, en aquel tiempo, que me habla de sus padecimientos. Me habla de una terrible situación.

Me explica que padece una dismetría de pierna derecha de 16 mm., discopatía de L5·S1, hernia de L4·L5 y protrusión de L3·L4, (todo esto es discopatía, añado yo). Padece de escoliosis y esclerosis de las carillas articulares vertebrales. Lleva 8 años de evolución con dolor. Le realizaron embolización de la arteria uterina hacía 6 años, con dos fibromas no mayores de 2,5 cm. Consiguió con ello un aumento de la líbido y mejora del dolor pélvico en los orgasmos. Le realizan también laparoscopia para extraer un fibroma externo de útero. El dolor mejora un 10%, aunque en febrero de 2012 se tuvo que someter a una histerectomía. Es en este momento cuando pierde líbido y aparece dolor miofascial en caderas y dolor en las manos. Se le infiltra en raíces espinales para resolver dolor sacro-iliaco. 

Le diagnostican síndrome de intestino irritable por dolor de cadera derecha, dolor inguinal, me dice de tipo apendicitis, esto último ocurre tras una lavado intestinal, provocando deshidratación que le lleva a urgencias con parestesias en brazos y cara. Diarrea que dura casi 2 meses y vejiga hiperactiva con dolor perineal.

Al aparecer en resonancias magnéticas una bursitis trocantérea de cadera derecha, deciden infiltrar sobre fosa iliaca con corticoides. Ortopedistas le prescriben, (protocolo ciego), antiinflamatorios, fisioterapia, (tratamiento ciego), y alza. Este alza, que no es más que una actuación negligente por desconocimiento biomecánico pélvico, le traslada el dolor a la cadera contraria. He de señalar que un alza, con estudio biomecánico riguroso, se debe personalizar en las personas que tienen una dismetría anatómica, es decir, personas que realmente tienen una pierna más corta que otra. E insisto, tiene que existir un pormenorizado estudio, aún así, del tipo de pisada que esta pierna corta real está realizando. Si la dismetría es mecánica, es decir, por falta de deslizamiento articular, el trabajo es osteopático, no ortopédico.

En fisioterapia, prosigue la carta, no tiene resultados después de un mes de trabajo continuo, con lo cual, su médico decide volver a infiltrar, ahora ambas caderas. Con toda esta desestabilización comienza a surgir inflamación y dolor en rodillas que le tratan en fisioterapia con ultrasonido. Empieza a sentir adormecimiento de cadera derecha, dolor en los dedos del pie derecho, con lo que deciden retirar el alza por sospecha de infección de caderas. Dolor hepático con inflamación del músculo psoas, tinnitus y sensación de cierre de oídos. Estreñimiento y falta de sensibilidad uretral desde 2 meses atrás, con deposiciones amarillas y grasas. Dolor y espasmos musculares en glúteos y piernas hasta las rodillas. Pérdida considerable de masa muscular, con una perdida de más de veinte kilos de peso. Ya se empieza a sentir débil y con falta de sueño, depresión y ansiedad. Se siente muy desanimada, con una hija de 23 años quien dice estar muy triste por esta afectación que la lleva casi una década. (L.B.)

Bueno, aquí vemos una falta de atino total a todos los niveles clínicos, cuando, solamente en su cuadro, tenemos un montón de pistas.

No supe más de ella, después de mi contestación a esta carta.

Recibo otra carta en agosto de 2014 de una mujer de 31 años que me dice está entrando ya en una depresión. Hacía 5 años tuvo una infección de orina que le llevó a urgencias, diagnosticando esta infección y medicándola con antibiótico para combatirla. Desaparece la infección pero le queda molestia vaginal al terminar de hacer pis. De nuevo en urgencias, le realizan analíticas, parece que buscan infección, pero el resultado es negativo. Al no remitir el dolor, acude al ginecólogo quien le practica una citología diagnosticando displasia cervical en el cuello del útero, con lo que tiene que realizar conización con asa de diatermia. Después de esta cirugía desaparece el dolor a la micción... tan solo unas horas, que vuelve el dolor de nuevo. No tiene relaciones sexuales por prohibición clínica, pero siente dolor en la excitación. Este dolor desaparecía con la relajación, hasta que en un momento determinado, este dolor se perpetuó. En imágenes con ecógrafo no aparece ninguna lesión. El dolor comienza a extenderse por su pierna izquierda, donde tiene el dolor inguinal. Le realizan radiografía, gammagrafía... negativo. Todo sale bien. Le mandan utilizar analgésicos para el dolor, sin saber definir qué es lo que estaba ocurriendo. La vulva comienza a ofrecer picores, entre enero a agosto de 2014. El dolor es punzante, como con agujas, me dice, acompañado de hormigueos. Le medican Lyrica, (pregabalina; protocolo ciego). El ginecólogo, en revisión por la intervención quirúrgica, le detecta úlcera en el cuello del útero, sin darle importancia clínica, (?), tan solo pretenden quemarle esa úlcera.

Utilizando la pregabalina le aparece infección de orina, que le habían descartado previamente, que de nuevo remite con antibiótico. A partir de aquí empieza a sufrir dolores en toda la espalda, hay alguna noche "infernal", incluso en vacaciones de verano. El ardor es intenso en la vulva, lo siente muy interno, notando, incluso, sobre-excitación, molestias vaginales al hacer pis, que se alternan con picores. Todo esto intentan resolverlo con anti-inflamatorios.

Este es un caso que me visitó. En otro artículo, (parte 2), hablo del trabajo realizado y resultados.

Voy a contar, esta vez, la historia de un hombre. Es una carta que recibo desde El Salvador de un señor, (no me especifica la edad), que viene sintiendo dolor desde 2011, (la carta es de abril de 2015), después de un partido de fútbol, notando al enfriarse un dolor a nivel de la ingle y cadera izquierdas. En tres días se le pasó el dolor, con lo que volvió a jugar el siguiente fin de semana. Me relata cómo al enfriarse aparece el dolor de nuevo, y ya nunca desapareció.

A partir de aquí comienza la típica peregrinación de especialistas. Le hacen pruebas de imagen, hasta ocho diferentes. Los hallazgos más relevantes que le diagnostican:

  • Protrusión del disco L5·S1
  • Osteofitos marginales en L5·S1 sin evidencia de compresión radicular
  • Neuropatía del nervio femoral izquierdo
Los síntomas que me detalla que tiene son:

  • Dolor y ardor inguinal
  • Ardor hacia el escroto
  • Dolor, tensión y ardor en aductores
  • Dolor y ardor en glúteo izquierdo
  • Estreñimiento
Se le detecta, posteriormente, una hernia inguinal, (octubre 2012), de 8 mm. Creen sus médicos que este sea el origen de todos sus síntomas. Es tratado previo a este análisis con pregabalina y gabapentina, (tratamiento clínico ciego), sin resultados positivos. Fisioterapia, me explica, con frío/calor, ultra-sonido y micro-estimulación, (mismo resultado)

Es intervenido quirúrgicamente de la hernia inguinal por laparoscopia y colocación de malla sintética que sujetaron con grapas. Me cuenta que, después de esta cirugía, el dolor es mucho más intenso, extendiéndose al lado derecho. Ardor en ingles, región lumbo-sacra, piernas, llegando hasta los pies. Habla de dolor horrible, creyendo que iba a morir, (textual). Le realizaron un estudio buscando si había afectación de órganos por este motivo, siendo negativo el resultado. Cuenta que el dolor se extendió durante 5 meses, siendo tratado nuevamente con pregabalina y gabapentina, nuevamente sin resultados, además de contraer nuevos mareos y estreñimiento, alguno de los posibles efectos adversos de estos fármacos.

Cambia de rumbo para ser tratado con medicina biológica, realizándole terapia neural, entre otras cosas, para conseguir que pueda estar relajado. Nuevamente, fisioterapia con láser, magneto-terapia, micro-estimulación y estiramientos musculares. Aún persistiendo el dolor, me explica, al menos, no son tan intensos.

Siente un mayor dolor al estar sentado y en momentos de mayor estrés. Tampoco le es agradable acostarse de lado por la presión en caderas y tensor de la fascia-lata.

La última propuesta quirúrgica es de hacer una endoscopia para reparar el disco L5·S1

Lo que más siente este salvadoreño es que aún no tiene un diagnóstico, y sigue sufriendo por ello y porque no puede atender bien a su esposa e hija.

Otra de las personas a la que sí he trabajado es una señora belga que viene a verme desde Cádiz, (España), donde reside en la actualidad. Aunque ya la ví hace un par de años, me escribe en esta ocasión, por un problema que ella denomina "complicado".

Me explica que le realizaron una histerectomía en 2007. En 2013 le detectan metástasis de cuello del útero. Tuvo tratamiento de quimioterapia hasta abril de 2014, radioterapia, tratamiento ortomolecular, homeopatía, reiki y otras técnicas diferentes. Desde entonces, se encuentra en remisión de la metástasis, aunque se ha quedado con ciática.

Me relata que ha tenido con la quimioterapia, parestesias en pies, piernas y manos. A partir de diciembre de 2014 aparecen efectos secundarios de la radioterapia, problemas neurológicos, quemazones en nalgas y brotes sensoriales neuropáticos periféricos.

Realizan 40 sesiones con cámara hiperbárica, (uso médico del oxígeno puro al 100% ​ en una cámara presurizada), notando un alivio importante. Cierto que, después de dos meses sin tratamiento, vuelven los dolores.

Lo que pretende es verme, así lo hace. Explico en la parte 2 de este artículo el detalle de las sesiones que hemos realizado.


Me escribe una señora canaria de 39 años, a la que también atendí, por la respuesta de su cuerpo tras una pieloplastia, (intervención que tiene como finalidad resolver la estrechez uretral). Me cuenta que, a pesar de salvar el riñón, se quedó con una leve incontinencia con el que convive durante 13 años. Me dice que para paliar el estrés que le crea estos síntomas, en los últimos 3 años, practica bicicleta, ejercicios hipopresivos para mejorar la faja abdominal y algo más de deporte. Cuenta que acude regularmente a un osteópata que no le está ayudando y los urólogos no le dan solución. 

Después de un viaje en moto, en 2015, detecta dolores, estreñimiento, retención urinaria. Siente dolores al estar sentada. La incontinencia va aumentando. Duerme bien, no le despierta el dolor. No puede orinar durante el día por el dolor que le causa, aunque sí consigue miccionar por la mañana, al levantarse.

Le practican resonancias y no le ven nada anormal. Expongo su caso con imágenes en el enlace anterior, el caso 19 del artículo.

No quiere extenderse más, y pide que la vea en Madrid.

Encuentro entre las cartas que recibo, la de otro hombre, que me escribe diciéndome que lleva 5 meses sufriendo un problema de cadera y pelvis, previo dolor inguinal, que se fue desplazando con el tiempo a un testículo y que acaba con una sensación de frío en el pene, al que observa alteraciones en la coloración en el glande.

Me dice tratarse con fisioterapia y osteopatía por lo que diagnostican como pubalgia, (osteopatía dinámica de pubis). Me advierte que la primera fisioterapeuta que le atendió le dijo que podría tener, por los síntomas, una neuropatía del pudendo o nervio obturador, aunque los médicos que visitó lo descartaron.

Me dice que no advierten nada en resonancias magnéticas, con lo que, sin saber por qué, le infiltran en la región interpúbica y los resultados son negativos. Incluso, después sintió un mayor dolor y la sensación de enfriamiento que ya padecía.

Le realizan cultivos de orina y semen, siendo negativos los resultados.

Me dice haber hecho de todo lo que en fisioterapia le han mandado: estiramientos musculares, fortalecimiento de oblícuos del abdómen con ejercicios hipopresivos, fortalecimiento de aductores... Y nada cambia, me escribe. No llegué a ver a este entrenador de fútbol.

Me escribe una carta larga desde Oviedo, (España), un señor, debido a la desesperación que siente con los síntomas que está padeciendo desde hacía varios años. 

Me cuenta que todo empieza en noviembre de 2012, (cuando me escribe es en octubre de 2017), 32 años de edad, donde sufre una época de estrés laboral. Su molestia comienza en el testículo derecho e ingle del mismo lado. Acude al servicio de urgencias en noviembre de 2012 donde le diagnostican posible hernia inguinal, recomendando cirugía. El cirujano un mes después le explica que el diagnóstico es erróneo, (realmente le dijeron "posible", con lo que no hay posibilidad de error). Se le deriva a urología donde se descarta problemas de este tipo. Tras su desesperación sigue deambulando, y la siguiente visita es a otro urólogo, diciembre de 2012, el cual le da tres posibles causas de sus dolores, (siéntense, por favor):
  1. o un tumor;
  2. o un infarto vascular;
  3. o un pinzamiento en la espalda.
Me escribió un 20 de octubre, me quedé tranquilo que no era un 28 de diciembre, (día de los Santos Inocentes, en España)

Aún así, le hace realizarse un eco-dopler, (este sí se lo hace un 28 de diciembre), con resultados negativos, salvo un varicocele, (El varicocele es el agrandamiento de las venas dentro de la piel floja que sostiene los testículos,(escroto)). Le comenta el médico que se vaya tranquilo, que lo único que podría tener una subtorsión testicular, aunque tampoco lo veía claro.

En enero de 2013 se siente cada vez más dolorido, me escribe, sintiendo fuerte dolor en las relaciones sexuales, sentía calambres, descargas eléctricas en el pene, espasmos, sensación de bola en el ano y otras molestias, me cuenta, muy difícil de describir. Le recetan tranquilizantes para calmarle, antidepresivos y un relajante prostático. Dice que durante unos meses estuvo algo más tranquilo. También comenzó a realizar más ejercicio en su casa, lo cual, dice, le dio un poco más de calidad de vida.

Me cuenta que en julio de 2014, tras mantener relaciones sexuales con su pareja, volvió a sentir nuevamente dolor, con lo cuál, volvió a tomar el relajante prostático, y dice que durante un tiempo le ayudó, hasta que en noviembre el dolor se hace totalmente desesperante. 

Un nuevo urólogo le dice que lo que está sufriendo es prostatitis abacteriana. Se le realiza cultivo de orina y ecografia, siendo los resultados negativos. Aunque no salió nada anormal en las pruebas, el médico le dice que se trataba de una prostatitis crónica, lo cuál no aparece en las pruebas. Es recetado con alfa-bloqueantes como relajante prostático, antibióticos, (no existía infección), gabapentina... es decir, todo el tratamiento "ciego".

Todo normal en pruebas neurológicas, (electromiografía, potenciales evocados), aunque le dicen que el esfínter anal es hipertenso, no siendo los resultados concluyentes. También le dicen que padece neuralgia con síndrome miofascial de suelo pélvico, con lo que le derivan a fisioterapia donde, me cuenta, le examinan y le tratan desde julio de 2017 por varios "bloqueos", psoitis y más cosas, me escribe. Le practican también hidroterapia de colon, dice sin apenas resultados, y no siente mejoría.

Con todo este "embotellamiento" de información que le han dado, vueltas por Internet, tratamientos realizados sin éxito, la cantidad de pruebas y fármacos, el hombre ya no sabe qué hacer. Decide, finalmente, bajo presión familiar, acudir al psiquiatra, que le receta duloxetina como inhibidor de la recaptación de serotonina y de noradrenalina, y diazepan como ansiolítico, además de 3 años anteriores que llevaba con terapia psicológica, me cuenta. 

Aparece, finalmente, las preguntas que le han llevado hasta mí, a través de esta carta:

  • ¿Usted cree que me podría ayudar a curar mi sintomatología?
  • Aunque no sea un S.A.N.P. y sea prostatitis o síndrome miofascial de suelo pélvico, ¿usted cree que puede serme de ayuda?
En febrero de 2018 me escribe una carta desde Lima, (Perú), un señor de 32 años, que me cuenta que se siente desesperado porque había leído que el método quirúrgico y las infiltraciones perineurales, que hacen en su país, o pueden curarle, o, al contrario, dejarle peor.

Me cuenta su caso, de forma breve, lo cuál agradezco, siendo hacía 10 meses que comenzó con ardor anal que atribuyó a la cantidad de horas que llevaba sentado por un período prolongado y con mucho estrés, a causa de su trabajo, es programador informático. Me cuenta que al dolor anal le siguió un dolor en glúteo derecho, que se ha extendido al periné. Y aquí comienza su procesión. Me relata que después de muchos especialistas, visitó un neurólogo que le confirma que padece una neuropatía pudenda. Las soluciones que le ofrece son las que yo llamo "tratamiento clínico ciego": bloqueos de nervio pudendo, y si no funciona, (que no funcionaría), cirugía. Es un protocolo absurdo, sé lo que digo. Nunca funciona en su totalidad la cirugía, y aun funcionando parcialmente, el proceso neuropático es irreversible.

Prosigo con la carta. Le recetaron ya, en esa época, pregabalina por las noches, en dosis de 75 mg., y tramadol como analgésico, en gotas mañana, tarde y noche, dosis de 100 mg/ml.

Me habla de una de sus opciones, y es venir a Madrid. Así lo hizo. En el artículo con mismo título, (parte 2), cuento el caso.

En septiembre de 2018 me escribe una administrativa desde Madrid, quien me dice que, después de mucha desesperación durante tiempo, Google se ha convertido en su peor doctor y amigo.

Escribe que su "pesadilla" comienza en julio de 2017, (un año en el momento de recibir su carta), con un dolor lumbar izquierdo, que resultó ser una infección urológica que llegó a las vías altas. Controlaron la infección, aunque quedó el dolor de espalda, que se extendió a glúteos y pierna del mismo lado, intensificándose con el tiempo. Después de ese verano fue hasta urgencias, donde después de alguna prueba neurológica, la derivan a urgencias de neurología, donde acabó ingresada para acelerar todas las pruebas pertinentes.

Es dada de baja durante tres meses medicada con sertralina, (es un inhibidor selectivo). Decide no tomarlo porque no estaba segura que estuviera bien medicada por el diagnóstico "ciego", y en poco tiempo se queda embarazada, con lo cuál, no puede ingerir este tipo de sustancia. Lo que nota durante el embarazo, por la acción de que le redujeron hasta eliminar medicación, es que sus síntomas disminuyeron, sus molestias "eléctricas" y sus temblores también desaparecieron.

Desgraciadamente sufre un aborto inducido donde le realizan un legrado, después de lo cual, comenzó con un dolor punzante en la espalda baja, me explica, que llega hasta la ingle izquierda. Describe el dolor como una puñalada, quemazón, presión, un pellizco intenso que la "dobla" de dolor en varias regiones de nalgas y cadera. Es más, el dolor se irradia hacia el hombro y dorsal.

Empiezan los problemas para dormir, me dice, después de seis meses de sufrimiento constante, lo cuál le empieza a afectar psicológicamente.

Me cuenta que cumple nueve semanas de embarazo, lo cual, le da un poco de vida emocional.

Piensa que puede ser un "caso perdido", después de todos los médicos que ha visitado, estar con un entrenador personal dos a tres veces por semana... y pide verme.

Desde Aragón, (España), me escribe una psicóloga en noviembre de 2017 contándome que llevaba con especialistas durante 2 años y creían que podría tener un atrapamiento del nervio pudendo, encontrándose muy mal y desesperada.

Practicante de actividades físicas tuvo que reducirlas por los dolores que sentía. Hacía unos años había cambiado completamente su alimentación haciéndose ovovegana. En su analítica la única deficiencia que aparecía era en vitamina D, complementando con alimentación rica en esta vitamina y complementos.

Me hablaba de sintomatología lumbar y pélvica, tenesmo en el esfinter anal y dolores en elevadores del ano. Síntomas gástricos, dolores en zona de colon y recto. Repetidas cistitis por colli y otras intersticiales. Dolor e irritación en vejiga y uretra con cambios en la frecuencia al orinar y sensaciones de no vaciado. Menstruaciones muy dolorosas, dolor en útero y ovarios en semanas fuera de menstruación. En definitiva, dolor agudo desde hacía dos años en la región perineal y alrededor de genitales. Me escribía también que tenía cambios de sensibilidad, hormigueos y descargas.

De pié, me decía que se aligeraba todo bastante, pero sin cesar. En definitiva, es una de las cartas que he recibido más detalladas en cuanto a tipo de dolor, las zonas de dolor, forma del dolor... Sensacional!!!

Me comentó que en proctología le medicaron claversal, (mesalazina), como antiinflamatorio y diltiazem, como bloqueante del canal de calcio. Infiltrada con corticoides en esfínteres para analgesizar.

Se descartó unos meses después cualquier tipo de obstrucción urológica, endometriosis, por parte del ginecólogo, no lesiones de ovarios o útero, descarte del proctólogo de hemorroides.

Con este cuadro, se vino a Madrid a verme para estudiar su caso y trabajamos juntos durante unos meses, teniendo unos resultados definitivos de recuperación.

*****

Estas son cartas que recibo personalmente, generalmente vía mail, por lo que no puedo desvelar la identidad de las personas. Pero trato de que el lector que ha llegado hasta aquí, se pueda sentir identificado con algunas de las personas que aquí han aparecido.

Si es así, ha llegado el momento de buscar la solución osteopática.

Eso sí, mi recomendación es que si estás con tratamiento médico, sea el médico quien decida los cambios en el tratamiento clínico o farmacológico que estés utilizando. Muy importante también el consejo del farmacéutico.

"Terrible situación"
"Entrando en depresión"
"Noche infernal"
"Dolor horrible, creyendo que iba a morir"
"Dolor totalmente desesperante"
"Me siento desesperado"
"Mucha desesperación durante tiempo"

Estos bien podrían ser buenos títulos cinematográficos del genero de terror, sin embargo, no es así. Son algunas de las expresiones, según me las han escrito, que utiliza un sufridor en una neuropatía del pudendo.

He utilizado en algunas ocasiones en este artículo las frases "protocolo ciego" o "tratamiento ciego" o "tratamiento clínico ciego" o "diagnóstico ciego".

Las he utilizado para hacer ver que son tipos de actitudes protocolarias, invasivas, sin tener en cuenta unos resultados previos de diagnóstico, que en la mayoría de los casos no existen, y se actúa para experimentar. Bien es cierto, que en una gran mayoría de los casos, la actuación del clínico es honesta en cuanto a la intención de ayuda. Pero en medicina, sea la que sea, la intención tiene que estar acompañada de ciencia basada, al menos, en la actuación clínica de éxito. Y, por supuesto, personalizar en cada uno de los casos de una forma completamente individualizada.

Esta es la primera parte de un artículo que he viscerado en dos. En la parte 2, que estoy escribiendo, aparecerán los casos en este gabinete tratados.

23 de diciembre de 2018

Camino a 2019

Tengo una sensación muy positiva con respecto a 2019, y es que 2018 ha sido un año de altibajos, raro.

En 2019 se van a concretar cambios en España en cuanto a políticas locales y territoriales se refieren. Europa también se somete a la designación popular de los europeos en la representación parlamentaria. Y queda la incógnita sobre lo que pueda ocurrir en la referencia política nacional en España, y es que a fecha de este post, existe una idea general de inseguridad en un gobierno que no tiene mayoría, ni presupuestos para ejercer el gobierno, ni ideas de progreso.

Y hablo de política porque en 2018 las terapias naturales, también llamadas alternativas o complementarias, incluida la osteopatía, han sufrido durante el último tercio del año, que coincide con la entrada del gobierno socialista de un presidente que ganó su puesto no por las urnas, sino por una moción de censura al gobierno anterior, no duras críticas, que no existe argumentación para ello, sino, duros ataques. Ataques por nuestros representantes del gobierno que preside Pedro Sánchez Pérez-Castejón, (Madrid, 1972), economista. Y se hacen latentes estos ataques en dos de sus ministros. Uno que viene del cielo, Pedro Francisco Duque Duque, (Madrid, 1963), ingeniero aeronáutico, ministro español de Ciencia, Innovación y Universidades, y María Luisa Carcedo Roces, (Santa Bárbara, Asturias, 1953),  licenciada en medicina y cirugía por la Universidad de Oviedo diplomada en medicina de empresa.

Pedro Sánchez in 2018d.jpgResultado de imagen de pedro duqueMinistra Carcedo 2018 (cropped).jpg

Han declarado una guerra, estos tres señores que representan a todos los españoles, a una diversidad de colectivos profesionales, todos con estudios "no reglados" en España, con un nivel de preparación y evidencia clínica, si no científica, que es irrefutable.

Esto ha traído en esta última parte del año 2018, desestabilidad, conmoción y caída de las visitas a nuestros gabinetes, en mayor o menor medida, por una deslealtad de la prensa en su desinformación, en comunión con los intereses, no de índole de la salud, del gobierno de Sánchez.

Claro está, que "a río revuelto, ganancia de pescadores". Me refiero a que, además de todas estas impertinencias políticas, se une una vieja pretensión de los fisioterapeutas españoles, de que la osteopatía pertenezca al ramo de la fisioterapia. Jamás se pretendió eso, ni por parte de los padres de la osteopatía, (Still, Sutherland, Littlejohn, Wernham, Hall, Wills, Upledger), ni por parte de quien regula la osteopatía en el mundo, (OMS, UE, NASA). Por lo tanto, y esto se me discutirá hasta extenuarme, las pretensiones de la fisioterapia son irreales y fuera del contexto de la propia osteopatía. Como dice un eslogan de la asociación española de profesionales de las terapias naturales, (Cofenat), "La osteopatía no es fisioterapia, ni el fisioterapeuta es osteópata".

Sin entrar en más detalles, tenéis un par de entradas en este blog al respecto, el análisis es, en resumidas cuentas, este que os he contado hasta aquí.
En lo personal, 2018 ha significado una nueva etapa en mi vida profesional, la de autor. Este año, en mayo, la editorial Mandala publicó mi primer libro, al respecto de la neuropatía pudenda y su abordaje osteopático, que es consecuencia de una década de estudios en mi trabajo clínico, desarrollado el libro en cuatro años de intensa documentación clínica, quirúrgica, fisioterápica, y mía propia, en mis investigaciones y desarrollo, (un auténtico I+D).

El resultado es un manual de más de 190 páginas, con impresiones gráficas, fotografías profesionales, de orientación al gran público, y de guía perfecta para el osteópata profesional, manual que ya se ha vendido en la totalidad de su primera impresión, (ya reimpreso).

La pretensión de este libro no es otra que la expansión por todo el mundo de una manera eficaz, no invasiva, con argumentos clínicos y resultados ya experimentados en más de una veintena de casos de este osteópata, para que la persona que lo padece pueda tener una garantía de atención y éxito.

A pesar de mi ya experiencia en ofrecer seminarios profesionales, es necesario que haya más implicación por parte de las escuelas superiores y universitarias, de las propias universidades, en impartir estos seminarios de preparación y optimización al osteópata profesional y al estudiante avanzado de osteopatía. Y así lo están demostrando algunas, en donde ya se están preparando estos seminarios a partir del primer trimestre de 2019.

Esto me anima a seguir escribiendo sobre otras patologías que el osteópata interviene, y que mi larga trayectoria profesional ha hecho que adquiera la experiencia y resultados necesarios para una buena divulgación de referencia. Porque en España, como en el resto del mundo, la osteopatía es evidencia.

Gracias a la confianza que las personas que cada día llegan hasta mí, puedo seguir pensando en un futuro largo como osteópata, deseando, eso sí, que en España, mi país de nacimiento y donde ejerzo la osteopatía, sepa regular esta profesión. Que la lleve a las universidades, por fin. Planteo el que nos podamos doctorar, incluso, ya nos lo permiten universidades belgas o británicas, como la Cambridge International University, la American Association of Colleges of Osteopathic Medicine, (AACOM), que agrupa a 19 universidades que forman osteópatas en los EE.UU, el Royal Melbourne Institute of Technology, (RMIT), entre otras, en Australia, la International Academy of Osteopathy, (IAO), es una escuela de Osteopatía que ofrece una formación segura, competente e independiente en Dinamarca, Bélgica, Holanda y Alemania, desde que en 1993 iniciara la formación a tiempo completo en Bélgica, en Portugal el Centro Osteopático de Lisboa, (COL), ofrece el Curso Superior de Osteopatía impartido en la Universidad Oxford Brookes de Gran Bretaña, etc, etc, etc. ¿Por qué no pensar que España puede ser igual?

Me quedo con esta ilusión, de que en 2019 vamos a poder vivir de un mundo mejor, que en nuestra profesión se va a poder regular, legislar, de tal forma que las personas que llegan a nuestras mesas de trabajo tengan la certeza que le va a atender un profesional sanitario cualificado en osteopatía. Así sea.

José Enrique García González, (1964, Madrid-España)
Quiromasajista desde 1996 por Holograma, (Madrid-España)
Masajista deportivo desde 1997 por Holograma, (Madrid-España)
Osteópata desde 2004 por Philippus-Thuban, (Madrid-España)

28 de noviembre de 2018

España; el estado que persigue a las T.N.

No me he atrevido a titular este artículo como "Inquisición y Terapias Naturales", ya que me parecía demasiado "desafiante". Pero no me quedaría lejos.

Fijaos: La Inquisición española fue una institución fundada en el año 1478 por los Reyes Católicos en España. El conocimiento de esta institución es fundamental para conocer la problemática de los judíos y de los conversos que existía en los reinos peninsulares en la Baja Edad Media y para conocer cómo se desarrolló la sociedad española durante la Edad Moderna. La Inquisición española investigó a conversos, moriscos, protestantes, etc. y todas aquellas prácticas que iban en contra de la ortodoxia de la Iglesia católica. Esta institución funcionó durante varios siglos, aunque será entre finales del siglo XV y el siglo XVII cuando tendrá una mayor actividad.

Pero antes de esta famosa "Santa" Inquisición española, existieron otras: La Inquisición pontificia, por ejemplo, que fue creada en el año 1233 por el Papa Gregorio IX mediante la Bula Papal Excommunicamus. En su origen, era una institución eclesiástica especial dedicada a la persecución, detención, juicio y castigo de la herejía. Estaba bajo la autoridad directa del Papa y se creó con el objetivo de combatir la herejía albigense del sur de Francia. Esta Inquisición pontificia sustituía a la primera Inquisición, la inquisición episcopal, que había sido creada por el Papa Lucio III a finales del siglo XII, mediante la Bula Ab abolendam.

Es decir, las persecuciones ha grupos de influencia, siempre han existido. Ya no quiero irme a los primeros tiempos de nuestra era después de Cristo, donde los cristianos eran echados a los leones.

Resultado de imagen de vicente lino ferrandizYa en nuestros tiempos, en 1920, se crea el masaje español o Quiromasaje, termino que acuña el Dr. Vicente Lino Ferrandiz. Se trata del estudio e investigación de diferentes efectos que crean algunas técnicas de masaje sobre el bienestar de las personas. En 1923 el Dr Ferrandiz ejerce como practicante, masajista y naturista, (o naturópata), siendo denunciado por el "Sindicat de metges de Catalunya", (Sindicato de médicos de Cataluña). Fue multado, e incluso, llevado a prisión. Para evitar denuncias cursa los estudios de medicina en diferentes Universidades en Gratz, (Austria), Madrid, Barcelona y Zaragoza, (España). Posteriormente, funda la primera escuela de Quiromasaje en Barcelona, aprobada por el Minsiterio de Educación Nacional, de la época, con el número 109, (Comisaría de extensión cultural), lo que hoy podríamos llamar un post-grado. Siguió siempre ejerciendo como Quiromasajista y Naturópata.

En otro ámbito, más escalofriante, si se permite la expresión, nombraré un tipo de tratamiento para diferentes tipos de cáncer, llamado "Inmunoterapia". 

La inmunoterapia ejerce su acción antitumoral estimulando la respuesta inmunológica de los pacientes frente al cáncer, a diferencia de los tratamientos clásicos, que atacan directamente al tumor. La inmunoterapia es capaz de controlar algunos tipos de tumores de mal pronóstico de forma muy prolongada, incluso durante varios años.

El concepto de potenciar la respuesta inmunológica para tratar a pacientes con cáncer data del siglo XIX, y se considera al Dr. William Coley como su precursor, (en el centro de la imagen). No me voy a extender aquí al respecto, aunque tiene una importancia de dimensiones insospechadas en el factor vida o muerte. 


La cuestión es que, después de algunos años de investigación del Dr. Coley sobre la remisión del cáncer de varios pacientes, descubrió que fue provocada por fiebres altas motivadas por erisipela, (una infección bacterial de la capa superior de la piel y de las vías linfáticas). Desarrolló a finales del Siglo XIX ensayos y prácticas en la elaboración de un tratamiento eficaz que combatiera algunos tipos de cánceres, al que se le llamó Inmunoterapia. A pesar del éxito obtenido, se archivaron sus estudios, sin darles luz.

En la actualidad, al respecto, el Instituto Karolinska de Estocolmo, (Suecia), ha otorgado, (2018), el Premio Nobel de Medicina, a James P. Allison, investigador estadounidense del MD Anderson Cancer Center de Houston, (EE.UU.), y a Tasuku Honjo, investigador japonés de la Universidad de Kioto, por sus investigaciones sobre el tratamiento del cáncer con Inmunoterapia, y haber cambiado totalmente la manera de afrontar la enfermedad.

La pregunta es: ¿Y qué ha pasado con este tratamiento descubierto en el Siglo XIX, durante todo el Siglo XX y las dos primeras décadas del XXI? ¿La respuesta puede ser conflictos de intereses económicos con las gran industria farmacéutica? En cualquier causa la variante es: Persecución.

Vuelvo a la actualidad de las Terapias Naturales.

Las Terapias Naturales están ampliamente estudiadas por las organizaciones médicas más importantes del mundo, que no conllevan ningún tipo de interés sectorial o industrial, llámese Organización Mundial de la Salud, (OMS), o Unión Europea, (UE).

La OMS ha desarrollado un proyecto sobre la Medicina Tradicional y Complementaria, (MTC), que abarca desde 2014 a 2023. 

Sobre la MTC en el mundo, dice la OMS textualmente:
La MTC se utiliza ampliamente en todo el mundo y se la aprecia por diversos motivos. En la Conferencia Internacional sobre Medicina Tradicional para los Países de Asia Sudoriental, celebrada en febrero de 2013, la Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan, declaró que “las medicinas tradicionales de calidad, seguridad y eficacia comprobada contribuyen a asegurar el acceso a todas las personas a la atención de salud. Para muchos millones de personas, los tratamientos a base de hierbas, los tratamientos tradicionales y los prácticos de las medicinas tradicionales representan la principal fuente de atención sanitaria, y a veces la única. Esta forma de atención está próxima a los hogares, es accesible y asequible. Además, es culturalmente aceptada y en ella confían muchísimas personas. La asequibilidad de la mayor parte de las medicinas tradicionales las hace más atractivas en el contexto del vertiginoso encarecimiento de la atención de salud y de la austeridad casi universal. La medicina tradicional se destaca también como un medio para afrontar el incesante aumento de las enfermedades no transmisibles crónicas. Independientemente de los motivos por los que se recurre a las MTC, es indudable que el interés por ellas ha aumentado, y seguramente seguirá aumentando en todo el mundo.
En este aspecto, la OMS decide dar apoyo a la MTC, incluyendo este texto en su estrategia mundial:
La misión de la OMS consiste en ayudar a salvar vidas y mejorar la salud. En lo que respecta a la MTC, y con miras a promover esas funciones, la OMS:
- Facilita la integración de la MTC en los sistemas de salud mediante su apoyo a los Estados Miembros en el desarrollo de sus propias políticas nacionales para ese sector;
- Elabora directrices sobre MTC por medio de la elaboración y el establecimiento de normas, directrices técnicas y metodologías relativas a la investigación de productos, prácticas y profesionales;
- Alienta la investigación estratégica en materia de MTC, para lo cual respalda proyectos de investigación clínica sobre su seguridad y eficacia;
- Aboga por el uso racional de la MTC mediante el fomento de su utilización basada en pruebas científicas; y
- Difunde información sobre MTC, actuando como centro coordinador para facilitar el intercambio de información
En cuanto a la UE, se crean comités científicos de Seguridad de los Consumidores, (CCSC), y de los Riesgos Sanitarios y Medioambientales, (CCRSM). Y exigen a los estados miembros la regulación de las Medicinas Tradicionales y Complementarias.

¿CUÁL ES EL OBJETIVO DE ESTA DECISIÓN?
Esta decisión crea dos comités científicos, el de seguridad de los consumidores y el de los riesgos sanitarios y medioambientales, para ofrecer a la Comisión Europea asesoramiento científico y evaluación de riesgos en estos ámbitos.
Toda esta amplia introducción viene a cuento de la persecución que se está sufriendo en España, en los últimos meses por el nuevo gobierno español, contra los profesionales acreditados como tal, con estudios con categoría de crédito universitario, aunque no legislado en España, (alegal), e indirectamente, contra las centenas de miles de personas que utilizan cualquiera de las terapias "no convencionales", con resultados satisfactorios, ampliamente contrastados clínica y científicamente.

Ya escribía en este mismo blog sobre esto en 2013. La historia ha dado una vuelta radical en contra de las terapias naturales. O, dicho de otra manera, ya no se ocultan en estúpidas comisiones creadas para ganar tiempo en la responsabilidad que tiene un gobierno, que no es otra que la de legislar en pro de los derechos de los ciudadanos de un país.
https://jejgjg.blogspot.com/2013/04/legalidad-de-la-osteopatia-en-espana.html

Se están utilizando a los medios de comunicación más importantes de España para intentar desacreditar una serie de técnicas no invasivas, conservadoras y seguras.
Se están dando medias "verdades" manipuladas intencionadamente adrede, sobre estas técnicas, especialmente, se están ensañando con la homeopatía, pero nos incluimos todos los que no siendo médicos, enfermeros, o fisioterapéutas, tenemos una preparación y capacitación para diagnosticar y tratar diferentes patologías, (términos prohibidos en España para mí, por ejemplo, como osteópata).
Se está divulgando lo que el ministro de ciencias, innovación y universidades, Pedro Duque, y la ministra de sanidad, consumo y bienestar, María Luisa Carcedo, han denominado "pseudo-ciencias" y "pseudo-terapias".
Existen publicaciones en revistas científicas y libros editados, al respecto de las valoraciones de los estudios y resultados clínicos de las diferentes terapias que se aplican fuera de la medicina "convencional". Yo mismo tengo algunos artículos publicados y un libro editado sobre el estudio, investigación y aplicación de osteopatía, sobre una patología muy desconocida y peor tratada por la medicina "convencional", el síndrome de atrapamiento del nervio pudendo.
En cuanto a la medicina "convencional", que estos dos ministros pretenden dar exclusividad en cuanto a ciencia, tengo que decir, que la medicina no es una ciencia. Además, reconoce ignorar las causas del 95% de las llamadas "enfermedades". Si alguien ha leído los enlaces anteriores que he dejado, se dará cuenta de lo perdida que está la medicina "convencional".
Un dato más, que se ha hecho eco este mes de diciembre de 2018 en una revista española especializada en salud, según el Instituto Nacional de Estadística, (INE), en España mueren, mientras son tratadas en los hospitales, más de 200.000 personas al año, de las cuáles unas 110.000 están tratadas por cáncer. Estos datos nunca los vamos a saber por los denominados "independientes y objetivos" medios de comunicación. O que en España, en 2017, el Defensor del paciente recibió 13.983 denuncias por negligencias médicas, (781 de ellas con resultado de muerte), con 81 sentencias condenatorias. Ninguna de ellas cometidas por profesionales de la homeopatía, osteopatía, o cualquier otra medicina "alternativa" o no "convencional". Es un dato que la Organización Médica Colegial oculta.

Algo más... por dar alguna información relevante, en este caso, sobre la seguridad de las vacunas, según "Discovery Salud", diciembre de 2018: 
117 organizaciones internacionales, dos de ellas españolas, denuncian en una carta abierta a la OMS, que la vigilancia de las vacunas, cualquiera que sean, es inadecuada. Esto se denuncia tras conocerse la reciente administración de 250.000 vacunas defectuosas en China, los más de 450.000 casos de parálisis y muerte tras la campaña oral contra la polio en la India, y los daños causados por la vacuna contra el dengue en Filipinas.
Estos datos no es para posicionarme en contra de nada, tan solo denuncio desde estas líneas:
  1. La delincuente desinformación de los medios de comunicación;
  2. El irrespetuoso trato del gobierno de España a los cientos de miles de personas que utilizan, en cualquiera de sus formas, alguna terapia no "convencional".

Es, a través del Instituto de la Universidad Carlos III, donde el ministro Duque quiere realizar el informe de persecución inquisitoria, el mismo instituto al que me refiero en el artículo del cual he dejado el último enlace anterior, que fue incapaz de realizar durante 4 años un informe concluyente sobre nuestra profesión. 


A favor de la rigurosidad científica y clínica, quiero escribir sobre el seguimiento médico que se hace y se ha hecho en el pasado, entendiendo el desarrollo de las terapias manuales y otras, así como sus resultados. En 1996 nació una revista en España llamada "Masaje". Era dirigida por el entonces jefe de reumatología del hospital Calde de Lugo, (España), y presidente de la federación de medicina deportiva de Galicia, el Dr. Jesús Vázquez Gallego, mentor mío en congresos internacionales, que colaboraba también mi amigo el Dr. Juan José González Iturri, presidente de la federación española de medicina deportiva, y su sub-director era el Dr. Hernán Silván, director médico de la Federación Valenciana de Atletismo, que sustituía en la dirección de la revista al Dr. Andoni Jáuregui Crespo, ambos médicos osteópatas. En esa revista, desapareció en 2002, estaba plagadas de artículos de los especialistas más prestigiosos en todos los ámbitos de la medicina "natural", icluyendo otros médicos de la talla de los doctores Jaume Albareda i Llao, Roberto Pastrana Pérez-Canales, Arturo Gómez García, Antonio Tobío Iglesias, Charo Solana Galdámez, Jorge Sagrera Ferrándiz, etc. etc. etc. 

Esto no es la broma de un ministro que aspira a ser el Torquemada del Siglo XXI.

Pero, aún, diré más. Hay otros sectores que nada tienen que ver con nosotros, como son los genetistas. Los genetistas son esos especialistas que están en laboratorios realizando estudios genéticos que permiten identificar, no sólo qué pacientes se van a beneficiar de una cierta terapia, sino, también, aquellos en los que la toxicidad podría ser inaceptable. Pues estos profesionales de la salud están en un estado de desesperación porque España es el ¡único! país europeo que no tiene reconocida la especialidad de genética, cuentan las Dras. Mª José Trujillo-Tiebas, (adjunta del servicio de genética de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, España), y Belén Gil-Fournier, (responsable de la Unidad de Genética del Hospital de Getafe, Madrid, España)

Para tranquilidad de los usuarios he de decir, por último, que se acaba de crear la Fundación Terapias Naturales, para defender la evidencia científica de la eficacia de sus tratamientos.

La Fundación Terapias Naturales aglutina a más del 90% de los profesionales de dichas terapias en España y nace para difundir la evidencia científica de los tratamientos de la Medicina Natural. Esta Fundación viene asentándose desde que se produjeron las primeras manifestaciones públicas de la exministra Carmen Montón, en contra de las terapias naturales, cuando aún era Consejera de Salud de la Comunidad Valenciana. Agrupa a las Escuelas y Asociaciones de Profesionales más importantes del país en el sector y a Laboratorios de productos naturales.

En su patronato figuran Alex Badrena Massó, (representando a ISMET), Antonio Esteban Villalobos, (representando a SORIA Natural), Augusto de Castañeda García-Manfredi, (Patrono independiente), Enrique Granda Vega, (representando a GRANDAFARM SL), Griselda Cardona Alsina, (representando a Gremi d´herbolaris de Catalunya), Ian Bernard Wilders, (representando a LABOLIFE), Mª José Domínguez del Álamo, (representando a SAC), Mar García Sánchez, (representando a QUIROANATUR - QUIROMAD), Marisol López Fernández (representando a VITAL 2000), Moisés Cobo Fernández, (representando a PHILIPPUS THUBAN), Ramon Mª Calduch i Farnos, (representando a FEMTC), Raquel Meseguer Enderiz, (representando a ADYHEM), y Roberto San Antonio-Abad García, (representando a COFENAT), además de entidades colaboradoras como CEMETC, (representada por Carlos Nogueira), y APROETENA e Instituto KIROS, (representadas por Antonio Martin Aguilar), entre otras.


Espero que se pueda utilizar este artículo para:

  1. Dar la tranquilidad necesaria a los usuarios y profesionales sobre el ejercicio de nuestra profesión;
  2. Ayudar a acabar con la desidia de este gobierno inquisidor.
Valga la aclaración sobre mis ideales políticas, que nada tienen que ver con la obviedad de la defensa de un bien común: 

  • Proteger el derecho Constitucional español al trabajo;
  • Proteger el derecho Constitucional de la libre elección del profesional por parte de quien demanda a un profesional de cualquier índole.
José Enrique García González



BILIOGRAFIA Y DOCUMENTACIÓN
  1. www.lacrisisdelahistoria.com
  2. Comunicación de SEOM: Mayte Brea y Ana Navarro. Sociedad Española de Oncología Médica
  3. https://eur-lex.europa.eu/content/news/index.html
  4. Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023
  5. Osteopatía basada en la evidencia, (Evidence-based osteopathy). Cleofás Rodríguez Blanco, DO-MRO, PhD, FT, Ginés Almazán Campos, DO-MRO, FT, François Ricard, DO-MRO
  6. https://www.europeanjournalosteopathy.com
  7. W. B. Coley: Contribution to the knowledge of sarcoma. In: Ann. Surg. 14, 1891, S. 199–220.
  8. Volver arribaW. B. Coley: The Treatment of Malignant Tumors by Repeated Innoculations of Erysipelas: With a Report of Ten Original Cases. In: American Journal of the Medical Sciences 10, 1893, S. 487–511.