Translate

7 de febrero de 2012

Tendinitis

Artículo revisado y ampliado a 24.7.14

AVISO: hay fotografías que pueden herir la sensibilidad de algunas personas.


Lo primero que hay que explicar es que una tendinitis es una inflamación de tendón producida por estrés muscular, es decir, una sobrecarga constante a la que es sometida la fibra muscular.
Figura 1
En la Figura l, lo apreciamos como esas pequeñas cuerdas grisáceas, que anclan al hueso, y que crean la polea para ejercer el movimiento de una articulación. En la figura 2, lo vemos aislado.

Figura 2

Causa un fuerte dolor especialmente al movimiento, inflamación en la zona del tendón afectado, (podemos verla incluso), y una subida de temperatura. Por ello lo primero que recomendamos es reposo total en la zona que nos afecta, en ocasiones muy puntuales practicamos un vendaje funcional. Y esto es muy importante, ya que a veces hacemos ejercicios que sin darnos cuenta y sin ser conscientes estamos afectando a la zona lesionada. Por ejemplo, un caso que voy a exponer a continuación donde el paciente padece una tendinitis detrás de la rodilla, y aunque él entrena brazos y hombros, el efecto que hace un esfuerzo al flexionar un brazo con peso acciona la estabilidad y apoyo de la pierna, lo habéis probado?

 
Este es un ejemplo; ocurre lo mismo si estamos sentados.

CASO 1: Estudiante de empresariales con 21 años, (S.M.G.) Complexo muscular fuerte con buen tono. Entrena en gimnasio, especialmente brazos y hombros. Practica natación. Época de exámenes.

Trato habitualmente a la abuela y eventualmente a la madre, y me piden consejo sobre un dolor de pierna que a nuestro estudiante le aqueja.

Habitualmente el médico nos manda unos A.I.N.E.S., (anti-inflamatorios no esteroideos), una semanita y a correr!!! Al poco nos quedamos en la cama sin podernos mover. Sí!!! Muy importante: Una tendinitis en cualquiera de sus formas es capaz de tumbarnos; literalmente.

Diagnostíco y observo el caso, aclarándonos una buena tendinitis en el tendón distal del bíceps femoral, (en un lateral y detrás de su rodilla izquierda)


Comenzamos tratamiento en octubre de 2011, con tres sesiones espaciadas en un periodo de 3 semanas, pero vemos que no es suficiente para que haya una recuperación total, es mejor el movimiento, pero sigue habiendo dolor. Efectivamente, la inflamación persiste con el tendón tenso y muy, muy poco movible a la palpación, con lo cual proponemos un tratamiento intensivo que comenzamos en enero, ya de 2012.Cinco sesiones en un periodo que va desde el 17 de enero hasta el 2 de febrero son las que efectuamos.

El caso está complicado por el tiempo que lleva con la lesión, no haberla tratado, haber entrenado y, por capricho, un yeso que llevó en su pierna, tiempo atrás, durante 4 semanas por un esguince de tobillo que padeció. Exceso de inmovilidad y carga de kilos de más, forzando la rodilla, es lo que produjo esta escayola.

Figura 3
Tenemos que reestructurar no solo este tendón distal, (foco de la lesión), sino que tenemos que trabajar la inserción larga más próxima a la cadera, (el gris superior que vemos en la figura 3), el vientre muscular, (el rojo en la imagen). Además, se ha complicado por protección, el músculo cuadrado lumbar de su lado, en su cadena ascendente, como el sóleo izquierdo en la pierna, (cadena descendente).
Figura 5

Figura 4
También diferentes fibras de otros tejidos blandos, como las fascias, (explicaremos en otro capítulo las fascias, sus lesiones y caso práctico. Figura 6; tejido grisáceo)

Figura 6

Después de este tiempo, estamos ahora esperando unos días para dejar que todo el tejido celular de su tendón lesionado archive la información que le hemos dado a procesar.

Resultado: Eliminación de la inflamación, en consecuencia, fuera tensión y fin del dolor. Comienzo progresivo de entrenamiento.

Cuidando y tratando bien una tendinitis, conseguimos la eliminación total del problema sin repercusión en una nueva recaída, que no se produce porque hemos eliminado metabólicamente la información de lesión.

CASO 2: Profesor de educación física de 42 años, (L.W.), que viene a consulta el 3 de Abril de 2012 por síntomas de dolor en su pierna derecha a la elevación de la misma. Practica yoga.

En las pruebas diagnósticas encontramos una extraña dificultad de movimiento de la cadera izquierda en rotación externa de esta, extendiendo dolor al músculo psoas de lado izquierdo, (compensación?-Figura 7)
Figura 7

Comenzamos tratamiento, habiendo detectado en el diagnóstico, tendinitis del cuádriceps, en su recto anterior de su pierna derecha.

Figura 8

Asimismo, existe sobrecarga del músculo gemelo interno, (Figura 5), de su pierna izquierda, por la misma compensación en la pisada que hablábamos anteriormente.

Y es esto con lo que empezamos en esta 1ª sesión, descargando bien ambas piernas, y trabajando transversalmente con masaje ese tendón proximal del recto anterior del cuádriceps, como el gemelo interno de la pierna contraria.

Figura 9

Para la 2ª sesión, (7 de Abril), encontramos una reacción del aductor largo, o mayor, de esta pierna derecha, (Figura 9), ya que se ha visto comprometido por los movimientos forzados que se han realizado derivados por protección de la lesión, con lo cual lo empezamos a tratar también. Es totalmente conveniente limpiar cualquier lesión que se haya producido de forma secundaria por dos motivos:

1. Restablecer más rápidamente la normalidad de la pierna
2. Una vez eliminada la lesión, no volver a recaer por dejar estos daños colaterales de la lesión.

Entramos en la 3ª sesión dos días después, (9 de Abril). Estamos vigilando muy de cerca la evolución para asegurarnos éxito en el tratamiento, y rapidez en su puesta en funcionamiento para su actividad profesional, (una máxima en patología deportiva). Aquí encontramos toda la zona secundaria limpia completamente, con lo cual nos podemos dedicar en cuerpo y alma exclusivamente a la tendinitis del recto anterior del cuádriceps, y aprovechamos a descargar bien ambas piernas.

Vamos a una y última sesión, (18 de Abril), en la cual vamos a terminar de eliminar las adherencias que nos quedan en las paredes tendinosas, y revisamos su gemelo interno, así como el músculo sóleo de su pierna izquierda, (Figura 5). Para terminar, realizamos estiramientos isométricos para el cuádriceps, (Figura 8), ya que hasta ahora habíamos evitado las elongaciones musculares para no irritar el tendón afectado.


Otra lesión de tendón completamente restablecida, además en un buen tiempo, (15 días), con la suerte que durante las 3 primeras sesiones pudo hacer reposo absoluto, esto ayudó.

CASO 3: En este caso, una tendinitis en la parte trasera del muslo, bíceps femoral de su pierna izquierda, (Figura 3 y 10). En esta ocasión tratamos el tendón de origen, al contrario que el primer caso que exponemos en este artículo. Parece un caso por estrés de la zona a tratar. Fijaos en la posición de inserción del tendón, (Figuras 10 y 10 bis),                         

Figura 10 bis

Fihura 10


Se origina en su parte superior en el hueso isquion, es decir, donde apoyamos cuando estamos sentados.
Explico esto, porque el caso que nos ocupa es de una joven de 35 años, (I.S.F.), que trabaja en despacho durante un mínimo de 8 horas diarias como contable, sentada. Esto hace que habiendo inflamación del tendón, es provocado a diario por ese estrés de tipo tendinoso.

Comenzamos tratamiento el 3 de Abril de 2012, mismo día que el caso anterior, trabajando prácticamente de la misma manera que el caso anterior, aunque en esta ocasión en la parte trasera del muslo, es decir, masaje lento y profundo para someter a la musculatura a una buena oxigenación y nutrición, al mismo tiempo que anestesiamos por el efecto de liberación de dopamina por la acción del masaje.
Tratamos cada 3 días durante las primeras 5 sesiones, hasta el 19 de abril, aunque en esta ocasión no tenemos opción de descanso por las exigencias profesionales de la paciente.

El día 26 de Abril vamos a la 6ª sesión encontrando una mejoría de más de un 80%, con lo que pasamos a la fase de finalización del tratamiento que espero no nos lleve más de otras 3 sesiones. También trabajamos en el tendón de inserción de este músculo, en la parte distal de la pierna, en la zona baja, (Figuras 10 y 10 bis).

Realizamos también progresivamente, estiramientos musculares de los isquiotibiales



Le pido que comience con el ejercicio activo de una forma poco intensiva y subiendo las exigencias después de la actuación en las sesiones que nos quedan.




Dos sesiones después, (3 y 14 de Mayo), queda el tendón restablecido, así como el vientre muscular con toda su acción restablecida


CASO 4: F.O.R., joven empresario dentro del mundo de la informática, aunque no está parado durante demasiadas horas en el ordenador.

Viene al gabinete por dolor en abducción y elevación del hombro, no soportando subir el brazo derecho más de 90 grados. Palpamos su masa muscular del hombro, (manguito de rotadores, sobre y delante del omóplato), así como la musculatura del brazo. Buscamos si existe alguna falta de reacción nerviosa y las pruebas son negativas, todo bien. A la palpación de pulgar sobre diferentes inserciones tendinosas nos lleva a la 

Conclusión: Tendinitis de la porción anterior del músculo deltoides de su hombro derecho, (Figura 11), zona exterior de la clavícula.
Figura 11

Le desmonto de su bicicleta, practica caminos de montaña, y comenzamos tratamiento a fecha 20 de Noviembre de 2012.

El trabajo no es complicado en cuanto a protocolo:

  • Masaje en el brazo, (optimizamos la palpación para atacar al sitio justo);
  • F.T.P., de Cyriax para la porción tendinosa lesionada;
  • Maniobras de retorno venoso, (arrastramos tóxicos acumulados en las paredes del tendón, que previamente hemos deshecho con la maniobra anterior)
Repetimos sesión el 24 de Noviembre. Encontramos que el tendón no es tan reticente al movimiento con el punto 2, (F.T.P., de Cyriax.)



Figura 12, (vista por L.da Vinci)

El 27 de Noviembre, 1 semana después, en su 3ª sesión, encontramos bloqueo articular por el cambio de tensiones que está sufriendo su tendón anterior del deltoides. Diagnóstico osteopático y manipulación de la articulación acromio-clavicular, (Figura 12; esto es un regalo de lámina)
Figura 12

En 7 sesiones, (11 de diciembre), terminamos el tratamiento habiendo regulado la bursa, para que de esta forma la irrigación de líquidos sea apropiada y no acabe recayendo de nuevo. Caso concluido con éxito.

CASO 5: M.R.V., es una profesora de educación física de 56 años, que viene a consulta por dolor dorsal y hombros el 3 de Enero.2013. Después de diagnóstico de movimiento y palpatorio, así como de respuesta neurológica, encontramos tendinitis en el tendón corto del bíceps del brazo, (Figura 1 y 13)
Figura 13
Esta figura 13 nos es muy válida para este caso porque, como veréis un poco más adelante, el hombro va dando respuestas en diferentes zonas agonistas y antagonistas. Y lo vemos desde la primera sesión.

Debo indicar que la cabeza corta tiene una función coaptadora, flexora y rotadora interna. Se origina en la apófisis coracoides, (Figura 16),  junto a otro músculo, el coraco-braquial, (Figuras 14 y 15)
Figura 14
Figura 15

Figura 16
Digo todo esto para que se pueda ir entendiendo cómo este tipo de tendinitis, insisto, va a actuar sobre el resto del hombro.

Sesión 1: (3.1.13) Comenzamos con masaje de brazo, (completo), cuello, hombros y espalda. (Otra vez), importante tener bien oxigenada y descargada la espalda, aunque yo la descargo entera, podemos centrarnos sólo a nivel dorsal y cuello. 

1. Cyriax, a continuación para nuestro tendón lesionado, el corto del bíceps.
2. Técnica de normalización osteopática de su articulación acromio-clavicular (Figura 12), del mismo lado. Presentaba una doble lesión en esta articulación:

a. Bloqueo en rotación posterior;
b. Anterior.

Sesión 2: (7.1.13) Insistimos en nuestro tendón y comprobamos la articulación acromio-clavicular. Habiendo todavía fuerte tensión en el tendón de inserción que ancla en esta parte del omóplato, seguimos encontrando cierto bloqueo de movimiento articular, aunque en esta ocasión sólo en rotación posterior.

Sesión 3: (17.1.13) 3ª sesión para el tendón corto del bíceps braquial. El hombro empieza a moverse con normalidad. El dolor ya va cediendo; prácticamente lo siente únicamente en la palpación, sin embargo, le pido que siga guardando el máximo reposo posible.

Sesión 4: (28.1.13) Ahora es cuando aparece la verdad de su lesión. Me explico:

Por qué se produce una tendinitis? Recordáis cómo empezaba este artículo? (vamos para arriba, a la introducción)

Hay elementos que actúan en una lesión y que es la neurona motora quien se resiente en el foco de la lesión, causando un aviso, el dolor. Cuando esta neurona motora la tenemos controlada, las sustancias P de Lewis, (Neurotransmisores de alto peso molecular), se ven reducidas. Cuando se ve recuperada la lesión primaria, aparecen los focos que han intervenido, bien como promotores de la lesión, o bien, lesionados por compensar el daño que estaba protagonizando la lesión principal, en nuestro caso, el tendón corto del bíceps del brazo derecho.

Así que, nos encontramos con que sus músculos

- Romboides menor, (Figura 17)
- Trapecio, (fibras medias) (Figura 11)
- Cuadrado lumbar, (Figura 4)
Los tenemos contracturados.

Figura 17
Además de sus fascias toraco-lumbares, (Figura 6 y 11, zona gris para-vertebral), los encontramos con diferentes, (2), tender points, (puntos dolorosos), todo de su lado derecho.

Esto en cuanto a tejido blando; a nivel óseo nos encontramos con sendos bloqueos en vértebras C·7, (última vértebra cervical), y D·1, (primera vértebra dorsal), lo que llamamos la charnela cervico-dorsal. Y, al encontrarnos una contractura en el musculo cuadrado lumbar de su lado derecho, aprovechamos para jugar con la movilización lumbar en rotación.

No olvido, para terminar el tratamiento, decir a nuestra paciente que no deje de visitarme; cuándo? En un mes; dos meses... Cuando el cuerpo se lo pida, porque toda esta lesión ha dejado secuelas degenerativas.

CASO 6: Este es uno de estos casos que se cogen a tiempo y no dejando que la lesión se instale, (un caso crónico), es rápida su recuperación.

Hablo de L.A.P., empresario de 57 años. Le encanta el golf y lo practica con suma dedicación; además de aprovechar a practicar la caza en temporada. Imagináis entonces cuál es su dolor? Los antebrazos!!!

En esta parte del brazo nos encontramos con dos tipos de lesión bien diferenciadas:
Figura 18
1. las de los músculos extensores, como los radiales, famosos por sus lesiones en tenis, los que por sobrecarga nos van a producir tendinitis en el codo, el llamado codo de tenis, técnicamente, epicondilitis.
2. las de los músculos flexores, como los palmares, que nos producen tendinitis en la otra zona del codo, la epitróclea, creando el codo de golf.
Figura 19

Diré que, sin explicarme muy bien por qué ha ocurrido en este codo de un señor que juega asiduamente al golf, se le ha producido inflamación en la unión mio-tendinosa del codo de tenis. Viene con sus primeros radiales fuertemente contracturados, aquí nota el paciente si se toca sobre la superficie muscular un fuerte dolor y calambre.
Figura 20

Así, pues, con fecha 15.junio.13, realizamos una sola sesión en ambos antebrazos, descargándolos y oxigenándolos, así como aplicando una buena técnica de Cyriax, no invasiva, no dolorosa, con respeto al umbral de dolor de nuestro paciente, tanto en los músculos radiales, como en el extensor de los dedos de ambos antebrazos, para posteriormente descoaptar los codos, les quitamos presión con esta maniobra y mordida del paso de sus nervios radiales y cubitales. No hay bloqueo articular, con lo que entramos en sus inserciones tendinosas con la misma técnica de Cyriax.

Le dejo unos días en observación para que sea él quien decida sobre la solución del problema.

Sí le recomiendo sus posiciones, especialmente si trabaja demasiadas horas con el ordenador, y estiramientos musculares constantes, sobre todo, después de un partido de golf. Y ojo a las horas que vamos utilizando los antebrazos con los teléfonos.





Si un caso como este no lo cogemos a tiempo, las secuelas que se van creando son muy dolorosas, y lo que es peor, la lesión se va extendiendo a todas la zonas anexas y reflejas.

CASO 7: F.J.H., trabajador de banca de 54 años de edad, viene a consulta por dolor en hombro derecho, que se ha ido reflejando de menor a mayor intensidad y duración desde hace algún tiempo.

Comenzamos, como siempre, con las observaciones clínicas para descartar lesiones. Vamos viendo, en primer lugar, una falta de movimiento, mucha rigidez en las lateralizaciones de cuello, así como la extensión y la flexión.
También le cuesta mucho el mantener el brazo derecho abducido, (separado del cuerpo, en extensión)

Vemos alguna radiografía, donde nos indica osteofitos en el cuerpo vertebral de la 6ª vértebra cervical, y también R.M.N., (Resonancias), donde aparece doble protrusión discal cervical, (C2-C3 y C5-C6), así como hernia discal en C4-C5, que llega a producir estenosis en el canal raquídeo, es decir, el disco llega a morder la médula, con lo cual, comienzan dolores punzantes. Interesante apuntar en este caso que sus placas están fechadas el 26.6.12, con lo que la lesión viene instalándose hace tiempo.

Añade un dolor en su codo derecho, que puede venir de:

  1. Irradiación de su hernia cervical;
  2. Lesión propia del codo.
Figura 21



Es difícil de definir en primera instancia, así que, como vamos a empezar con tratamiento para una tendinitis del tendón de inserción del músculo supra-espinoso de su lado derecho, (Figuras 21 y 22), iremos identificando la procedencia de su dolor de codo.









Figura 22
Con esto, comenzamos tratamiento de urgencia, un sábado por la tarde, (17.8.13)

Hay en este tipo de tratamiento dos precisiones muy importantes que a mí se me antojan imprescindibles:

  • Intervalo entre sesiones del tratamiento;
  • Finalización del tratamiento.
Esto podríamos ampliarlo al resto de patologías del tendón, pero en el caso de los hombros, es necesario terminar bien el tratamiento, ya que dejarlo a medio camino, podría aparecer una lesión calcificante aún más grave. Y esto lo dejo muy claro en todos los casos que voy a comenzar. En cuanto al primer punto, es interesante saber que las lesiones tendinosas de hombros son complejas en cuanto al tiempo de reacción, siendo este, más que indefinido. He experimentado casos extremos, de tiempo, en solución del problema, desde 5 a 7 sesiones, hasta una veintena de ellas, aunque lo normal es que sea un tratamiento largo.

También es importante apuntar que, en el recorrido del tratamiento, sea posible no notar mejoría alguna, ni en movilidad ni en dolor, pero es necesario confiar en el terapeuta que asume el caso, ya que la reacción viene en momentos inesperados, incluso eliminación de dolor y mayor movilidad entre sesiones.

Dicho esto y aprobado, comenzamos el tratamiento que, en este caso, se basa en masaje de espalda, hombros y cuello, así como de su brazo derecho. Una vez sedada la estructura que queremos incidir sobre ella, actuamos con las técnicas de masaje de corrección de tejido blando. Vamos, en esta y siguientes sesiones, a efectuar fricciones transversas de Cyriax sobre su tendón de inserción, en el brazo de su supra-espinoso derecho, (Figuras 21 y 22)


A continuación, vamos a su tejido fascial, alrededor de su columna vertebral, a nivel dorsal alto, donde encontramos varios puntos gatillo, (http://jejgjg.blogspot.com.es/search?q=puntos+gatillo), (en la Figura 9 lo vemos como ese tejido grisáceo).

Acabamos la sesión con frío en la zona tendinosa para reducir la fiebre local, así como un buen vendaje neuro-muscular.


En 2ª sesión, tres días después, tocamos nuevamente su tejido fascial y más. Contractura muscular en su angular del hombro izquierdo, (elevador de la escápula en la Figura 1). Y esto nos lleva a normalizar movimiento en su columna cervical. Totalmente unidas las lesiones de hombro y cuello. Nos encontramos con bloqueo de su 3ª vértebra cervical, a la altura de la conocida popularmente como nuez del cuello. Y, esto nunca lo dejaremos, nuestra fricción transversa y profunda de Cyriax, en el tendón del supra-espinoso, lesión por la cual ha llegado hasta mí.

Otros tres días más, y vamos a la 3ª sesión. Se va encontrando bien los dos días después de la sesión, pero el tercero el ataque es fuerte. La tendinitis se está defendiendo contra los ataques que el organismo ya le está planteando con la información y estrategia que le estoy dando. Aunque esto no siempre es así

Volvemos a actuar con técnicas de normalización sobre su 3ª vértebra cervical y, en esta sesión, también la 2ª, que va compensando el movimiento de la vértebra reguladora del equilibrio, a nivel cervical, (C3)

Seguimos con la estrategia de dos sesiones por semana y nos encontramos en el gabinete de nuevo el 27.8.13. En esta momento, vemos que el movimiento cervical queda corregido.

En 5ª sesión ya nos encontramos en condiciones favorables para buscar esa lesión de su codo derecho que hablábamos al principio de este caso. Y descubrimos que la U.M.T., zona donde se une su músculo 2º radial, (Figuras 18 y 20), y el tendón de inserción. Seguimos con la evolución de su tendón de supra-espinoso. En el comienzo del día anterior, ha descubierto que el dolor se ha retirado casi en su totalidad.

Os estoy contando este caso, según va evolucionando cronológicamente. Vamos viendo como las reacciones van siendo cambiantes. Deseo explicar que cuando tenemos dos lesiones en puntos que pertenecen a áreas muy parecidas, (en este caso, cuello-hombro), es fácil no reconocer de dónde viene el dolor, que al fin y a la postre, es una reacción de defensa del organismo, una acción comunicadora. Digo esto porque pasadas unas semanas, cinco, después del comienzo, sigue habiendo un balanceo del umbral del dolor. Su última cita, 27 de Septiembre, vuelve a traer un dolor punzante, seco... no deja colocar su brazo derecho en una posición anti-álgica; es un retroceso de la lesión? Definitivamente, No!!!

Qué está ocurriendo, pues? Por qué no hay un equilibrio evolución-síntomas?

La tendinitis inicial de supra-espinoso está en sus últimos momentos de vida, es decir, está casi restablecida la función biomecánica del hombro derecho en su rotación externa. Y es, en este punto, cuando su lesión neurológica, (estenosis en el disco C4-C5), empieza a dar la cara, hemos dejado esta última lesión aislada, sin cooperantes en irradiar lesión, a excepción del nervio periférico de C5, (Figura 23).

Figura 23
Figura 24



De hecho, volvemos a vernos para diagnosticar todo el proceso de su cervicalgia, y efectuar sesión de tratamiento de tejido blando de cuello, además del ya familiar tendón de supra-espinoso. Efectuamos triple manipulación vertebral, (C1, C3, C6) (Figura 24), lo cual, nos debe dar una información neurológica mucho más sedante... pero no me gustan dos factores: La irritación que está padeciendo sintomatológica, ni la respuesta de su tercera vértebra cervical, (cuarta vez que manipulamos en este tiempo), lo cual me parece más que suficiente.



En siete días volvemos a reencontrarnos, después de que repose del trabajo una semana, cosa que su mujer y yo le veníamos pidiendo. Indicándole, además, que tiene que ver inmediatamente a un neuro-cirujano para que valore su lesión discal, cosa que no le dieron ninguna importancia en una primera valoración, antes de verme a mí.

Por fin, el 4 de Octubre, consigo que aguante tumbado en decubito supino, (boca arriba), cosa que no podía con anterioridad por presión en su brazo derecho. Esto nos deja hacer una sesión, que yo venía buscando para corregir su información neurológica. Y los bloqueos son mayúsculos, en cuanto a falta de deslizamiento entre huesos del cráneo, como en cantidad de ellos, enumero hueso y lesión de este, (Figuras 25 y 26):
Figura 25

Figura 26

  • S.E.B.: extensión izquierda;
  • Occipital: extensión en su hemi-lado izquierdo;
  • Parietal: rotación interna izquierdo;
  • Mandíbula: rotación externa derecha;
  • Temporal: rotación externa derecho.
Figura 27

2 sesiones más, y dejamos su tendón de inserción de supra-espinoso, 9 semanas después, con una corrección de un 97%.

CASO 8: Este es un caso típico en fútbol, cuando se es portero y se juega sin guantes, como ocurre en fútbol-sala. Es el caso de L.H.B., que viene a consulta por dolor en su mano derecha, aunque el diagnóstico médico habla de que no existe problema alguno:



Ante la evidencia que vemos en RX, (sub-luxación en la articulación metacarpo-falángica del primer dedo de su mano izquierda), y ya que le crea fuerte dolor en la zona que indico en rojo, exploramos en clínica y vemos in situ lo que en las imágenes vienen a mostrarnos y marco con círculo verde, (artritis reumatoidea), así como contusión en el músculo aductor del dedo gordo y tendinitis en el músculo oponente del pulgar, (Figura 28), así como esguince en la articulación metacarpo-falángica, (A.M.C.F.), del primer dedo.
Figura 28
Con este cuadro, nos ponemos a trabajar de inmediato, con fecha 5 de Septiembre de 2013. Buscamos llegar a tiempo para entrenar y comenzar su temporada el 5 de Octubre. Le hago saber que llegamos en tiempo y en forma para empezar bien la temporada. Vamos a dirigir nuestro trabajo, especialmente en la tendinitis del oponente del pulgar y el esguince del ligamento de A.M.C.F.


Tres semanas después, (27.9.13), con 7 sesiones realizadas de masaje y osteopatía, ya empieza a entrenar, esperando que en otras 3 sesiones en los próximos 10 días, nos deje completamente estabilizada la mano, incluyendo la reducción de esa artritis pasajera. (A punto ha estado de no poder jugar por un diagnóstico deficiente).

Si hay dolor y os cuentan que no ocurre nada, no dejéis de buscar la respuesta; es el tiempo de buscar al terapeuta adecuado. Recuerda mi eslógan: "Cuerpo sano; recibo Osteopatía Profesional"


Por qué la diferencia de tiempo de recuperación en los diferentes casos?

1. Por edad, cuanto más joven, más rapidez en el periodo de recuperación;
2. Por respeto al tiempo de reposo; no es necesario que tenga que ser absoluto, pero sí relativo, en caso de que sus obligaciones laborales o profesionales le impida parar;
3. Hábitos, (alimentación; deporte; vicios mayores y menores...)
4. Seriedad en el tratamiento de la lesión.
5. Tiempo que se deje entre la creación de la lesión y el comienzo del tratamiento osteopático.
6. Complejidad de la zona anatómica a tratar.

CASO 9: Aquí nos encontramos con un caso que se ha ido agravando, hasta llegar a rotura definitiva del tendón de Aquiles de su pierna derecha. Incluyo en este artículo, este caso, que es derivado por una intervención quirúrgica, en cuanto a la recuperación del tendón, que queda inflamado y fibrosado, por lo tanto, lo recuperaremos de forma muy parecida al tratamiento de la tendinitis.

S.L.B., 33 años, jugadora de voley-ball. Ya nos conocimos en Enero de 2014 por un esguince de rodilla que le apartó de algunos partidos de final de temporada. Vuelve desde Zaragoza, donde tiene su residencia, porque quiere que valore la recuperación post-operatoria. No está a gusto, siente dolor en músculos gemelos, además de falta de fuerza y pinchazos en dedos del pie derecho.

La intervención quirúrgica es muy buena, intervenida en la clínica Quirón de Zaragoza por el Dr. Luis Herrero Barcos, siendo esta una plastia con sutura del tendón de Aquiles. Le aportan células madre pluri-potenciales procedentes de la cresta iliaca. Le colocan dos escayolas en el periodo de dos meses, siendo la apariencia  después de operación e intermedia, la expuesta en fotografías.


La rehabilitación fisoterápica es muy parca e insuficiente, con lo que decide venir de Zaragoza a Madrid, para que le de mi opinión.

Se ha creado fibrosis por la falta de reabsorción vascular, no dejando que el tendón elimine la inflamación.

Planteamos un tratamiento conservador para eliminar todos estos detalles, siendo la 1ª sesión, con fecha de 17 de Julio.2014, realizando el siguiente trabajo:

Masaje para descargar ambas piernas en su cara posterior y, ya oxigenada la estructura, barrer con pulgar los laterales de las paredes del tendón de Aquiles. Fricciones transversas en un par de puntos en la cara posterior del tendón y transversas también para las inserciones del músculo sóleo, (Figura 5), todo ello con la pierna en tensión muscular. Termino con maniobras de vaciados para arrastrar toda la toxemia que hemos destruido, a través de la corriente venosa; estiramientos para el tríceps sural; movilización de la articulación tibio-astragalina y diagnóstico de movilidad articular en tobillo y pie, que está en buen estado.

No voy buscando aún sensaciones para la paciente, aunque su pisada queda fortalecida por la información neurológica en la zona.

Lunes 21; 16.30.: Después de 4 días, aún no podemos notar en la evolución, más que un poco más de movilidad lateral del propio tendón. Sin embargo, por la acción metabólica de nuestra jugadora, la reacción en cuanto a la información que le estamos dando es un poco más rápida. Os cuento:

En esta sesión, (21.7.14), volvemos a oxigenar bien con masaje toda la zona sural posterior de la pierna, (zona de gemelos), sin llegar a la hiperemia. Con el tendón en tensión, (ver estudio desarrollado por los Dres. Jordi Sagrera Ferrándiz y José Mª Gil Vicent:

MASAJE EN ESTIRAMIENTO Y TECNICAS COMPLEMENTARIAS (EN PAPEL)

J. SAGRERA FERRANDIZ , MANDALA EDICIONES, 2000 ISBN 9788495052452)


Vamos limpiando con fricciones paralelas las caras laterales del tendón de Aquiles. A continuación, 8 a 12 minutos de Fricciones transversas, (F.T.P.), en las zonas tendinosas más induradas. Final de la sesión, unos 55 minutos, incluyendo descarga completa de ambas piernas y F.T.P., en inserción del tendón de semi-membranoso de su pierna izquierda, notando cómo las paredes laterales del tendón ya no se encuentran con la fibrosis en fascias que nos venía antes de comenzar tratamiento. Incluso ella en la pisada me comenta que la sensación es de "comodidad" al caminar. 

23.7.14: En su 3ª sesión insistimos en la fibrosis del tendón de Aquiles. Le dejamos unos días con un vendaje neuro-muscular para el efecto de reducción de tensión y sedación del tendón. Y le damos vacaciones para que trabaje en arena seca de playa y pataleo en agua.


Recomiendo estiramiento, muy suave, de gemelos al final del día; puede colocarse unos emplastos de arcilla verde. La forma de hacerlo es poner un pequeño puñado de arcilla verde dentro de un bol de ensalada. Mezclamos con poco agua tibia, (se puede mezclar con vinagre por efecto analgésico), mezclar con una pala o cuchara de madera. Con la misma pala o cuchara, aplicar la pasta de arcilla en forma de escayola alrededor de la pierna y tobillo, cubriendo el tendón de Aquiles; y frío, después de cualquiera de las dos anteriores. Calzado que recoja el tobillo.



2 comentarios:

José Enrique García González dijo...

Este es un caso que se me expone a través de mi página de Facebook anexa a este artículo:

"Buenas tardes, casi noches. Viendo y leyendo su blog quisiera conocer su opinión sobre una lesión que padezco desde principios de abril, que no termina de curar y me impide realizar ciclismo, deporte que practico habitualmente. El pasado 19 de mayo me hice una resonancia del muslo derecho, el informe de la Dra. es el siguiente: "No apreciamos alteración en la señal muscular o en su normal estructura que sugiera desgarro fibrilar o lesión ocupante de espacio. Leves cambios de aumento de señal en inserción isquiática de tendón semimembranoso y tendón conjunto bíceps-semitendinoso.
Mínimo edema interfascial entre semitendinoso, bíceps femoral en muslo derecho,, tercios superior, sin signos de rotura fibrilar en la actualidad. Son normales las uniones mio tendinosas y los tendones abarcados en el estudio.
El examen del componente óseo incluido en el estudio no muestra alteración cortical ni señal anómala en hueso medular o esponjoso. Pequeño quiste sucondral en porción anterior unión cabeza-cuello femoral derecho."
CONCLUSIÓN:
- Tendinitis leve inserción isquiotibiales derecho.
Leves signos de edema interfascial entre semitendinoso, bíceps femoral en muslo derecho, tercio superior, sin signos de rotura fibrilar en la actualidad.
Recientemente he acudido a medico deportivo que me ha realizado ecografía, apreciando un sigo de pequeña inflamación en la zona que se describe en la resonancia. Esta muy próximo, 4 mm, del ciatico, por lo que, en su opinión, el dolor que siento en determinada posición de la pierna, puede ser debido a que esa pequeña inflamación este irritándolo.
Que debo hacer para poder recuperarme lo antes posible. Actualmente estoy con sesiones de readaptador y fiso, pero no avanzamos en la mejoría.
Muchas gracias y perdone el tostón".

José Enrique García González dijo...

Esta es la contestación a nuestro seguidor Alfredo:

"Mi amigo Alfredo, ningún problema físico, y menos aquel que no nos dan solución, es un tostón. Parece el informe bastante claro... Tendinitis en isquios. No hay tendinitis que se pase sóla, con medicamentos o con aparatos de fisioterapia..., ninguna. En Masaje deportivo tenemos técnicas específicas, tanto manuales como compresivas, que desarrollan la información metabólica para recuperar TOTALMENTE la salud de la zona. También es cierto.que cualquier tendón, (tejido de unión músculo-hueso), inflamado tiende a bloquear o variar el movimiento del hueso anclado o articulación del hueso en lesión, con lo cual la Osteopatía actúa aquí de forma inmediata. No dejes de ver a un masajista deportivo u osteópata... Si estás en Madrid, no tengo problema en verte. Saludos".